Get Adobe Flash player

Get Adobe Flash player

Noticias

 

 

 

CESTA asegura que el estado debe realizar una gestión sustentable de los desechos

 

CESTA Amigos de la Tierra mostró preocupación por el reciente convenio entre el Grupo Rais y Synergy Renewables, inversores extranjeros y nacionales, quienes invertirán 462 millones de dólares para la generación de energía a partir del tratamiento de la basura en El Salvador.


Asimismo se pretende explotar el Agave, y el “King grass” (gramínea foránea), para obtener energía limpia. Para Ricardo Navarro, la iniciativa está lejos de beneficiar al país y aseguró que no se puede ir en contra de la naturaleza, “la energía que ellos consideran limpia es más contaminante que los rellenos sanitarios y promueve más generación de basura, además de que se utilizará la tierra para elaborar energía en lugar de producir alimentos”, afirmó Navarro en rueda de prensa.


A criterio de Navarro, las plantas gasificadoras que se quieren establecer en el país   liberan metales pesados, ya que el funcionamiento de estas consiste en aprovechar el carbón elevándolo a altas temperaturas para elaborar un gas llamado “gas sintético” (compuesto de monóxido de carbono e hidrógeno) y estos al entrar a un proceso de reacción se genera energía. Sin embargo, al final del proceso siempre se producirán desechos que tienen que ir a un botadero.


Al referirse a la gestión de los desechos, dijo que no hay que olvidar los procedimientos que ha establecido la naturaleza hace 4,500 millones de años; por ejemplo “todo lo que es orgánico tiene que regresar a la tierra en forma de compost, y el gobierno central debería exigirlo por ley. Sin embargo, lo más importante es que se reduzca la basura y para ello se necesita educación y políticas comerciales por otro”.


De acuerdo al presidente de CESTA Amigos de la Tierra, lo que estas corporaciones pretenden hacer es vender una imagen errónea de sus proyectos, diciendo que reducirán impactos ambientales. No obstante, se habla de utilizar la tierra para producir combustible, cuando aquí se está importando aproximadamente en un 80% la verdura y la fruta, “la tierra debería ser para alimentarse”, dijo el ambientalista.

Navarro también mostró su preocupación en que Alba Petróleos este apoyando este tipo de negocios y pidió al Estado para que impulse una verdadera gestión sustentable de los desechos sólidos.