Get Adobe Flash player

Get Adobe Flash player

Más Noticias

 

En defensa de los Bosques de Manglar

 

26 DE JULIO DIA INTERNACIONAL DE LOS MANGLARES

El bosque de manglar, es uno de los ecosistemas poco valorados por los salvadoreños y salvadoreñas, ya que son vistos como reproductores de zancudos, producen malos olores, habitan bichos raros y es sitio ideal para botar y quemar desechos sólidos generados después de épocas festivas como Semana Santa, Fiestas de Agosto y Navidad..


Sin embargo, este es uno de los tres ecosistemas más productivos en el mundo, rico en biodiversidad, con un importante número de especies de fauna terrestre y acuática, principalmente crustáceos, peces y conchas que forman parte de nuestra dieta alimenticia y dichas especies son una fuente de ingresos económicos para comunidades pobres.A nivel nacional existen 18 zonas con una extensión total de más de 39 mil hectáreas de bosque salado o de manglar, donde habitan especies como el Mangle Rojo, Madresal,  Botoncillo e Istaten, todas con la capacidad de habitar suelos y aguas con distintas concentraciones de sal.


Una de las extensiones más importante en El Salvador y en el Pacifico Centroamericano de bosque de manglar es la Bahía de Jiquilisco, con un área de bosque salado de más de 18 mil hectáreas que pertenecen jurídicamente a los municipios de Jiquilisco, Puerto El Triunfo, Usulutan, San Dionisio, Jucuaran y Confección Batres.

En los últimos 40 años las camaroneras han sido las responsables de destruir el 30% de los bosques de manglares en el mundo, luego se ubican las salineras, la construcción de viviendas o ranchos privados para el turismo y el establecimiento de monocultivos como la caña de azúcar.

Lo preocupantes es que en la Bahía de Jiquilisco, existen planes para el desarrollo de megaproyectos turísticos en toda la Península de San Juan del Gozo; actualmente se está dando un acaparamiento de tierras, un acoso a campesinos y campesinas para que vendan sus propiedades y legalización de tierras de parte del Estado (Bosques de Manglares), a través de instituciones del gobierno central. Además la pesca en la zona esta disminuyendo, debido a la sobre explotación de empresas industriales de pesca, igualmente se está perdiendo la capacidad de resguardo y alimentación de estas y otras especies.

De continuar las cosas así, para el 2020, el 60% de los bosques de manglares que existen en nuestro país habrán desaparecido. Las especies se extinguirán, principalmente las cochas, curiles, cangrejo azul, punches, entre otras.
La desaparición de los bosques de manglar, traería como consecuencia la extinción de especies que viven exclusivamente en este tipo de ecosistema; se rompería una cadena vital de vida, donde no solamente afectaría a estas especies, si no también a variedades marinas que dependen de los bosques salados para poder reproducirse y desarrollar larvas y alevines. Por su parte las comunidades se verían fuertemente afectadas en la seguridad alimentaría, ya que son fuentes de alimentos.

Los Manglares entre la Resistencia y Destrucción.

Este 26 de Julio, Día Internacional de los Manglares, CESTA Amigos de la Tierra y las comunidades que viven y que luchan por seguir viviendo de las bondades que proporciona la madre naturaleza, en este caso los bosques de manglares, dicen presente junto a la RedInternacional Manglar en una lucha a favor de la vida, de la esperanza y del manejo comunitario sustentables que las comunidades realizan en los bosques de manglares, ya que son las comunidades la principales interesadas en la existencia de estos recursos, como un medio de vida que ha sido desde hace muchos años, comunidades pobres que han vivido y seguirán viviendo de los bosques de manglares, a través de la organización comunitaria, incidencia, gestión e iniciativas que permitan la expansión de los bosques de manglar, la productividad e integridad de los mismos, así como la lucha que se debe de hacer por el derecho que las comunidades tienen en el aprovechamiento de los elementos que proporcionan los bosques de Manglares.

EL MANGLAR ES VIDA NO MERCANCIA