A través de esfuerzos realizados por CESTA Amigos de la Tierra El Salvador, se logró acercamientos con las parlamentarias de la Asamblea Legislativa, Anabel Belloso, Karina Sosa, Claudia Ortiz, y Dina Argueta. Mediante reuniones y eventos públicos se les dio a conocer la importancia del Tratado vinculante sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos, y se les invitó a forma parte de la Red Interparlamentaria Global, conocida como GIN por sus siglas en ingles.

Esta red se estableció por primera vez en el 2020 para apoyar las negociaciones de un instrumento Jurídicamente vinculante sobre Derechos Humanos para regular las actividades de las empresas Transnacionales (ETN), y dar cumplimiento al mandato de la Resolución 26/9 expresado en las Naciones Unidas.

Para las parlamentarias salvadoreñas, quienes han desempañado un rol protagónico en la defensa de los bienes naturales, no es desconocido que en el país existen pocas medidas para regular y exigir responsabilidad por los daños ocasionados al ambiente, a los territorios y a las violaciones a derechos humanos de los pueblos.

Por consiguiente, las cuatro diputadas firmaron la adhesión para ser integrantes y formar parte de la Red Interparlamentaria Global, para buscar mecanismos nacionales que incidan a través del congreso y otros espacios, el apoyo a las negociaciones de un instrumento jurídicamente vinculante sobre empresas transnacionales y derechos humanos.

A la vez manifestaron que no es posible que los daños ambientales y sociales queden en la impunidad, ya que en El Salvador se han tenido varios casos de este tipo, como fue el abandono de barriles tóxicos en la ciudad de San Miguel, por la empresa Monsanto ahora Bayer, en San Luis Talpa, La Paz, otros venenos fueron abandonados y trasladados fuera del país con recursos económicos del Estado, en Sitio del Niño, en San Juan Opico, La Libertad, la Empresa Batería Récord, contaminó con plomo a la comunidad y a la fecha los materiales tóxicos permanecen en la zona sin ninguna  responsabilidad  de parte de la empresa.

Por tanto, para el ambientalista Ricardo Navarro, presidente de CESTA, quien presenció la firma de las diputadas a la Red GIN, mencionó la necesidad que en la nueva legislatura salvadoreña exista mayor compromiso de los parlamentarios para garantizar la protección de los bienes naturales y los derechos humanos de los pueblos, ya que en la actual gestión las propuestas ambientales y sociales no han sido escuchadas y atendidas.

Además, Navarro considera que el Tratado vinculante sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos que se discute en las Naciones Unidas, es la oportunidad para transcender de normas jurídicas voluntarias que son con las que actualmente las empresas hacen mención y de esta manera evitar la contraloría social y debilitar la soberanía de los Estados.

Por su parte, la coordinadora y facilitadora internacional de la Red Interparlamentaria Global, Juliana Rodrigues de Senna, radicada en Holanda, mediante una reunión virtual, dio la bienvenida a las diputadas salvadoreñas, a quienes les transmitió su admiración por ser las mujeres quienes desde su rol están trabajando para la búsqueda de soluciones a los problemas socioambientales y defendiendo los derechos humanos a nivel nacional.

Cabe señalar que Claudia Ortiz, del Partido VAMOS, Anabel Belloso, Karina Sosa y Dina Argueta, del partido FMLN, se postulan como diputadas para la nueva legislatura de la Asamblea Legislativa, mediante elecciones programadas para el próximo 4 de febrero. La actual legislatura cuenta con una mayoría de diputados/as del Partido Nueva Ideas, del presidente Bukele.

Dina Argueta, diputada FMLN
Written by Comunicaciones CESTA